Inicio Motos de hoy Yamaha YS125, una pequeña delicia
Yamaha YS125, una pequeña delicia

Yamaha YS125, una pequeña delicia

5

La conducción de esta 125 es sencillamente deliciosa, pura seda en cualquier marcha y hablando de cualquiera de sus elementos: motor, cambio, embrague… Tanto es así que sorprenderá a quien tenga ya una vasta experiencia sobre las dos ruedas planteándose como una moto ideal para moverse por la urbanización residencial, lo mismo que en el medio rural.

Por otro lado, esta suavidad de seda constituye una virtud particularmente valorada por las manos más inexpertas, incluso por las que no guarden experiencia alguna agarradas al manillar de una moto, Tal y como veremos a continuación.

La posición sobre la Yamaha YS 125

Prueba Yamaha YS125 en Moriwoki

Es de control absoluto, con un amplio manillar fijado sobre el plano horizontal, con los pies ligeramente más adelantados que en la mayoría de las naked del mercado, situándose a 795 mm del suelo, justo en el centro de la moto y con el trasero aposentado sobre un confortable asiento, igualmente, ni muy atrás ni muy delante.

Lo cierto es que sentados sobre esta pequeña Yamaha, con el cuerpo acoplándose a su prominente ergonomía, nos sentimos en una posición de lo más natural, dispuesta a controlar con un total dominio todas esas situaciones complicadas, muchas veces caóticas, que nos presenta el tráfico diario.

Circulando con la 125 ys

Prueba Yamaha YS125 en la circunvalación

Su velocidad de crucero es cien, y su velocidad máxima 110, en cualquiera de los casos, siempre contando con los 108 kilos de un servidor sobre ella. Es decir: como si fueran dos. A esos cien por hora, que equivalen a 5.600 rpm en quinta, el 125 monocilíndrico nos transmite la sensación de sentirse cómodo. Si nos aventuramos en la autovía de circulación, en esos momentos en los que su tráfico es nutrido, sí, pero si los coches llevan una buena marcha sobre el asfalto, deberemos de tener presente que nuestro ritmo irá justo para realizar cualquier maniobra contando con una mínima aceleración.

Asiento Yamaha YS125

Las vibraciones son tan mínimas que podemos obviarlas, tratándose de una monocilíndrica; además de ello, tanto los contrapesos fijados en los extremos del manillar como el generoso grosor de la goma que reviste las estriberas se encargan de absorber el escaso nivel que pudiera transmitir de esta molestia.

Opinión en Ciudad de como se mueve

Instrumentación Yamaha YS125

Callejeando, en cambio, esta modesta naked es única. Todo son virtudes: agilidad, ligereza (129 kg), estrechez, además su rueda delantera de 18 pulgadas representa un extra de facilidad a la hora de superar el resalte de cualquier bordillo para aparcar debidamente sobre las aceras.

Horquilla Yamaha YS125

La aceleración a la salida de los semáforos sorprende para una moto de tan pequeña cilindrada y con sólo 10,6 CV de potencia, pudiendo escapar con facilidad de esa jauría a la que la luz verde da rienda suelta. Su empuje hasta estirar la tercera de sus cinco marchas resulta más que digno, con un sonido que emerge desde la admisión, cuando llevamos el puño girado, que parece propio de una moto más grande y deportiva, permitiéndonos avanzar con agilidad por calles y avenidas. A continuación y al poner la cuarta y la quinta, la entrega se aplana, escalando paulatinamente.

En las rotondas con la YS 125

Escape Yamaha YS125

En  cualquier caso y a pesar de su estrechez global, la YS125 mantiene la trayectoria con firmeza, bien asentada sobre el asfalto, ignorando ese cierto nerviosismo que pudiera presumirse al neumático trasero, con su sección llamativamente estrecha.

El paso por curva sorprende porque, sencillamente, resulta divertido. Negociar una rotonda tras otra con la prodigiosa facilidad que ya le supondrá el lector a la agilidad de esta yamajita, resulta un verdadero juego de niños. A ello se une un apoyo en la inclinada que va mucho más allá de la necesidad urbana, rural o doméstica a la que la YS125 va dirigida.

Estribera pasajero en la Yamaha YS125

Este aplomo corre a cargo del sencillo chasis con arquitectura de simple cuna interrumpida a la altura del motor, que hace, a su vez de elemento rígido para su estructura. Por otro lado, las suspensiones ofrecen esa misma sensación de comodidad que transmite tanto la ergonomía como la posición de esta YS125; pero además se muestran, en el momento de virar para abordar la curva, con una firmeza suficiente para evitar que el conjunto se deforme, por muy brusca que forcemos la maniobra o muy determinantes que marquemos los cambios de dirección, incluso con el peso de un sujeto, como el que firma este reportaje.

Frenos de la Yamaha

Yamaha YS125 disco delantero

La frenada delantera, con su disco de 245 mm, ofrece una potencia suficiente, con un tacto progresivo que resultará la mejor salvaguarda para el principiante, a falta de ABS, frente al habitual manotazo del pánico, causa por mayoría estadística de la primera caída sufrida por los motoristas nobeles.

Yamaha YS125 con su freno de tambor

El freno trasero, por su parte, es del tipo expansión interna, o “de tambor”, como se le conoce tradicionalmente. Puede parecer, en principio, una racanería de Yamaha con el único objeto de abaratar el coste final de esta XS125. Sea de cualquier modo, la cuestión es que la efectividad de sus 130 mm está por encima de muchos discos pequeños que he tenido ocasión de probar, y no digamos ya su tacto y su progresividad, que lo sitúan muy por encima de otros que ofrecen un funcionamiento on-off, también con sistema de disco, y que además arrastran la rueda a las primeras de cambio. Su tacto resulta ideal, nuevamente, para el pie de un principiante.

Accesorios de la Yamaha YS 125

Yamaha YS125 espejo

Los Retrovisores

Muestran un exposición bien visible, incluso con la anchura de un servidor de por medio, ofreciendo un panorama suficientemente amplio, para vigilar lo que se nos aproxima por la retaguardia; una función vital, donde las haya, en un modelo de prestaciones tan modestas como las de esta Yamaha XS125.

El cuadro de instrumentación

Yamaha YS125 instrumentación nocturna

Ofrece más información de la que cabría esperar en un modelo tan sencillo, con indicador del nivel total de gasolina, así como de la marcha que llevamos insertada. La esfera analógica del cuentarrevoluciones se ve con una exquisitez nocturna, proyectando el contraste de su fondo blanco con las cifras y la aguja en un rojo incandescente.

La YS 125 de Noche

Yamaha YS125 faro encendido

La luz que proyecta el faro de la YS125 es más que suficiente para las prestaciones que desarrolla.  Además de ello, va cubierto dentro de un coqueto cupulino que dibuja una línea muy personal sobre las formas que moldean la discreta carrocería de esta pequeña naked.

En cuanto al mantenimiento en un modelo así, apuntar que resulta de lo más económico que puede ofrecer el mercado, con el cambio de aceite fijado por Yamaha cada 6.000 kms; pero, claro, ¿cuánto aceite se lleva cada una de estas revisiones? ¡Un solo litro! Pero es que, además de ello, la fiabilidad de una moto así, su resistencia y su capacidad de sufrimiento, por así llamarla, la convierten en una de las motos más baratas a lo largo de los años de uso.

Consumo de la YS 125

Motor monocilíndrico de la Yamaha YS125

El motor de distribución SOHC es silencioso y progresivo, con un consumo que le hace a uno enrojecer al escribir sobre él, y que le da una autonomía, con los 14 litros del depósito, que se sitúa por encima de los 300 kilómetros. Para dar una idea al lector del gota a gota con el que se nutre este modesto propulsor, le relataré, brevemente y con su permiso, una anécdota que viví a principio de los 80, cuando en cierta ocasión me prestaron una 125 monocilíndrica y de cuatro tiempos, al estilo de esta YS que ahora nos ocupar.

Motor monocilíndrico de la Yamaha YS125 por el lado izquierdo

Se trataba de una moto dura como pocas, y recorrí con ella desde las Ramblas Barcelonesas hasta la parte alta de la ciudad Condal. Hice todo el trayecto con la discreta compañía de su ronroneo, hasta que muy cerca ya de la Plaza de Lesseps, aquella 125 empezó a fallar dando tirones, dejando definitivamente de funcionar.

Yamaha YS125 amortiguador y estribera pasajero

No daba crédito a lo que había ocurrido. No entendía qué avería podría sufrir, hasta que, despistado de mí, me di cuenta de que me había dejado el grifo de la gasolina cerrado (en aquel entonces lo montaban todas las motos). Lo abrí, y la moto arrancó después de algún que otro traqueteo. Había cruzado Barcelona entera, cuesta arriba, con la gasolina que guardaba el macarrón y la cuba de un minúsculo carburador; resumiendo, con apenas 50 mililitros de combustible.

Lujos de la YS125

Prueba Yamaha YS125 y su cúpula

El Caballete Central

Este elemento llama la atención en una moto tan sencilla, cuando se ha convertido en un recurso que brilla por su ausencia, respecto a otros tiempos, en modelos de todas las gamas. Además de ello, su estabilidad resulta francamente sólida, aposentándose sobre la generosa anchura de sus patas que se despliegan con una asombrosa facilidad, al pisar simplemente la palanca para elevar la moto sobre ella, sin ser necesario que tiremos de sus asas.

Lo interesante de contar con este recurso para dejar la moto aparcada en vertical es que te ahorras la compra de los típicos caballetes ( como estos ), algo que al final todo suma en el precio.

El Pasajero

Prueba Yamaha YS125 asa pasajero

De verdadero lujo se puede calificar el espacio y el confort que ofrece el asiento de esta YS125, tanto para el conductor como para el pasajero. Lo mismo ocurre con las asas que se disponen a cada lado, con una generosidad y una firmeza, que no sólo sobresalen en la categoría, sino que pueden despertar la envidia en los que viajen atrás sobre otras nakeds mucho más grandes, sin in más lejos la propia Yamaha MT09.

La Pintura

Prueba Yamaha YS125 depósito

Su brillo metalizado y su remate, resultan también dos detalles realmente llamativos en un modelo de tan austeras pretensiones. De ese modo, le dan a esta 125 de trote diario el empaque a escala de una gran naked tres pistones más y ocho veces su cilindrada.

Económetro

El acrónimo ECO que se enciende en color verde sobre la fila superior del display, donde se alojan el resto de los testigos luminosos. Un dispositivo que también sorprende en una moto económica como pocas.

Precio

El coste de este modelo es de 2.799 euros

Prueba Yamaha YS125 perfil derecho

 

Yamaha YS125, una pequeña delicia
4.2 (84%) 10 vote[s]
Comentario(5)
  1. Silvia Darriba Pinilla dice:

    A parte de la estética, es impresionante lo que han hecho para ser una 125.

  2. Eduardin dice:

    Hola tengo una ys 125 un año y 4800 km y va de maravilla es agil,economica y comoda.

    1. Tomás Pérez dice:

      Gracias por dejar tu comentario.

  3. Jesús dice:

    Yo la tengo desde Septiembre de 2018, la iso a diario, lo mejor su bajo consumo, lo peor, la siento muy inestable sobre todo al pasar por baches o en curvas, y ni hablar a pasar por las rejas que hay en algunas calles en el suelo por causa del metro.

  4. Jesús dice:

    Otro cosa que he visto muy mal es que el panel de control velocidad no incorpora reloj, vaya fallo de los ingenieros, eso no supone nada en los costes.

DÉJANOS TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *