Inicio Motos de hoy Prueba Aprilia RS 125: Dulce pájaro de juventud
Prueba Aprilia RS 125: Dulce pájaro de juventud

Prueba Aprilia RS 125: Dulce pájaro de juventud

0

¿Cómo ser joven, muy joven, y resistirse a la tentación que puede plantar esta Aprilia en la puerta de un instituto o junto al campus de cualquier universidad? ¿Cómo ser un incipiente quemado que sueña todavía con su primera moto y sujetarse ante la incitación que provoca esta Aprilia 125?

Prueba Aprilia RS 125 1

Dos preguntas que brotan tan sólo al repasar con la mirada esta 125 deportiva -y pueden brotar algunas más- porque, sin ir más lejos, a alguien tan trillado como un servidor, a punto de convertirse en sesagenario, la planta de esta super deportiva del octavo de litro, no puede dejarle impasible, en absoluto. Es un calco de la RSV4 1100, una reproducción a escala de la RSV4 fabricada en Aprilia Racing, con la que Maximilian Sheib consiguió el subcampeonato de España después de batir el récord de la categoría SBK nacional en tres pistas; una moto de competición que, precisamente, en breves fechas espero tener la oportunidad de probar.

Prueba Aprilia RS 125 estática

Pero claro, ¿cómo ser también padre, por otro lado, y no temblar pensando en que tu hijo sueña con un auténtico pepino, aunque sólo cubique 125?

Bien. Propongo al lector entonces analizar esta Aprilia RS 125, punto por punto, desde ambos lados: El del joven ilusionado y el del padre preocupado.

Prueba Aprilia RS 125 posición

Posición de la Aprilia RS 125

A pesar de su completa apariencia RR, Aprilia ha diseñado para esta RS 125 una posición menos radical, que no obligue a buscar el mejor tiempo por vuelta en cada rotonda, sin perder en absoluto su espíritu deportivo. Los semimanillares abiertos no llevan nuestras manos, ni mucho menos, a buscar precisamente el eje delantero, sino que dejan los brazos y el tronco en una postura en la línea sport-touring, grabada sobre una ergonomía llamativamente amplia, en la que cabe bien un tipo de 1,91m, como el que firma este reportaje. Con los pies ocurre lo mismo, quedando colocados a una buena altura, sí; pero sin llevar las piernas plegadas como una navaja, y con el trasero claramente retrasado, sin plantarlo tampoco sobre la luz trasera de la moto.

Prueba Aprilia RS 125 estática derecha

De esa manera, el muchacho podrá aprender a afinar su postura de control sobre la moto mientras conduce la RS 125 sin que su padre, por otro lado, quede en casa con la inquietud de que su hijo va por la calle jugando a ser piloto en cada esquina.

Prueba Aprilia RS 125 estática motor

Motor de la RS 125

Si estuviéramos hablando del propulsor anterior, con su ciclo de dos tiempos, sus láminas de la admisión y su tubarro, la RS 125 sería una pequeña bomba con matrícula, pero con el motor actual de cuatro tiempos, restringido por la normativa Euro4, sus prestaciones resultan inofensivas, para la tranquilidad y concilio del sueño de ese padre.

Prueba Aprilia RS 125 trasera

Al mismo tiempo y por otro lado, la curva de potencia que desarrolla este monoclíndrico de 4 válvulas, refrigerado por agua, no es plana en absoluto, creando mientras acelera la sensación de que su empuje es sustancialmente mayor del que al fin y al cabo nos impulsa, con el acompañamiento en el tramo final del cuenta vueltas de un sonido que emerge desde la admisión, vibrando con una excitante tonalidad. De esa forma, la RS 125 no resultará para el muchacho una moto de conducción sosa acelerando, ni mucho menos; sino que encontrará un pequeño aliciente al estirar cada marcha en busca de la siguiente.

Prueba Aprilia RS 125 frontal

Paso por curva de la Aprilia RS 125

Una moto que pone todas las facilidades y más en el momento del giro, como no podía ser de otra manera, con un aplomo soberbio en el paso por la curva, todo ello para hacer todavía más natural en marcha esa postura sport-touring que perfilan sus semimanillares, su asiento y sus estriberas.

Este apartado va tan claramente a favor de nuestros dos personajes, el muchacho y su padre, que no va a dejar la menor duda a ninguno de los dos. Efectivamente, como digo, incluso al padre.

Prueba Aprilia RS 125 paso por curva

La frenada de la RS 125

El disco de 300 mm, una medida descomunal para la categoría, que es en sí mismo una garantía para la tranquilidad del padre, además de su ABS monocanal; un padre que quedará en casa con un respiro extra sumando por un conjunto de frenada infinitamente por encima de las modestas prestaciones que desarrollan los 15 CV del monocilíndrico de 4 válvulas y refrigerado por agua.

Por otro lado, la pinza radial de cuatro pistones servirá con su tacto preciso como la mejor escuela para que el joven entusiasta pueda aprender a detener la moto con suma facilidad y sobre todo con total seguridad.

Prueba Aprilia RS 125 espejo

Precio de la Aprilia RS 125

Los 5.004 euros que cuesta esta joya del octavo de litro será, probablemente, la verdadera cuesta que deberá de superar el padre que quiera complacer a su hijo, a ese incipiente quemado. Un precio elevado, si sólo se tiene en cuenta la cilindrada de esta Aprilia, pero que después de repasar la moto de arriba abajo, y sobre todo después de sorprenderse con su comportamiento, muchos considerarán que realmente, y tal y como está el mercado, lo vale.

La versión Réplica sube un poco más hasta los 5.179 €.

 

Prueba Aprilia RS 125 asiento

 

La Aprilia RS 125 desde el punto de vista más joven

Bien. Hemos dado un somero repaso a la capacidad de esta deportiva, racional y apasionante al mismo tiempo, con una cilindrada que podemos llamar de iniciación. Pero ésta es una visión que, por muy amplia que pretenda mostrarse, es la de alguien con otra edad bien distinta y desde luego otra experiencia. Veamos entonces cuál es el punto de vista que nos aporta Javier Artés, un joven universitario sumergido ahora en el tedioso proceso de obtener el A2.

La Aprilia RS 125 desde el punto de vista más joven

La postura de esta RS 125 se siente Racing y duele algo la espalda, midiendo 1,86, pero la verdad es que te acabas acostumbrando. La sensación que te transmite desde el principio es la de que vas subido en una moto de mayor cilindrada, y la verdad es que va muy bien por autovía a pesar de ser sólo una 125cc. Por ciudad también ofrece un buen comportamiento, con un consumo muy reducido y una buena autonomía con 14,5 litros de capacidad en el depósito.

Prueba de la Aprilia RS 125 s

Los frenos me han parecido una delicia de tacto y precisión. El cambio también me ha parecido suave y preciso, pasando de una marcha a otra muy rápido cuando las apuras, y escuchas un sonido más ronco del motor cuando sube de vueltas.

En el cuadro he visto el reloj de temperatura del motor, pero he echado de menos un indicador de gasolina. La he probado con pasajera, y se ha quejado de que le ha resultado incómodo.

Pero para terminar, me queda decir que esta Aprilia RS 125 es preciosa.

Enlaces relacionados con la RS 125

La evolución hacia una naked limitable

Una naked vista como un sueño desde los 125 cc

 

Prueba Aprilia RS 125: Dulce pájaro de juventud
Vota este post

DÉJANOS TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *