Inicio Motos de hoy BMW S1000XR 2016: Un auténtico Pepino con Maletas
BMW S1000XR 2016: Un auténtico Pepino con Maletas

BMW S1000XR 2016: Un auténtico Pepino con Maletas

6

El atractivo que el particular segmento compuesto por las llamadas “motos suv” ejerce sobre la población motorista, parece tener garantizado el éxito de cada nuevo modelo antes incluso de colocarlo en el mercado. Así ha sido hasta ahora con los que han puesto a la venta otras marcas japonesas e italianas, y así ha sido, también, en el primer intento de BMW. Esta BMW S1000 XR ha causado sensación desde el mismo momento en el que aparecieron sus primeras fotografías y ha tenido su proyección reflejada después sobre las cifras obtenidas en tiendas y concesionarios. Ahora la traemos hasta nuestras páginas para mostrar a nuestros lectores cómo se comporta, qué es lo que tiene que ofrecer y sobre todo a que sector motorista va dirigida para cubrir sus necesidades, sus anhelos y por qué no sus sueños.

Veamos qué es lo que nos transmite desde el mismo momento en el que nos situamos detrás de su manillar.

BMW S1000XR prueba a fondo posicion

Posición de la S 1000 XR

Al sentarte, tienes la sensación de que el trasero encaja en la plaza de una moto deportiva, lo mismo que al ver elevarse el depósito cerca del vientre; sin embargo, al llevar las manos hacia adelante, buscando los puños a la altura de la tija, como sería lo natural, resulta que chocan con un manillar muy alto, y tienen que abrir su separación, además, para encontrar por dónde agarrarlo.

BMW S1000XR prueba a fondo posicion en marcha

La verdad es que uno se empieza a sentir un tanto raro así, mientras mantiene ambos pies sobre el suelo; sin embargo, cuando los eleva y los coloca sobre las estriberas, el conjunto toma todo su sentido, y nos encontramos por fin sentados sobre eso, sobre el título que hemos dado a nuestro reportaje: “Un auténtico Pepino con Maletas”. Aun así, la considerable altura del manillar sigue llamando la atención, para quedar como un signo de identidad de esta bmw S1000XR.

BMW S1000XR posición moto desnuda

El Motor BMW de la S1000XR

Hay que empezar directamente por subrayar un sustantivo:

¡Una auténtica Bestia!

BMW S1000XR prueba a fondo detrás

Con 40 CV menos, no sabría decir si impresiona más, si su empuje, acompañado de su salvaje bramido se siente más brutal que el de la mismísima deportiva de la marca, la S1000RR, que probó para nosotros un ex campeón de España. La cuestión es que cuando abres todo, en el modo Dynamic –y casi en cualquiera de los otros dos modos- y tienes el valor de aguantar el puño en cualquier marcha mientras el rugido de la bestia emerge desde las profundidades del air box hasta sentir en la cara los flases del foco situado sobre el cuenta rpm, el mundo pasa muy, pero que muy deprisa por los costados, al mismo tiempo que sentirás encogerse tu diafragma y replegarse tus mejillas hacia atrás. Y es que los genes de la deportiva teutona, la RR, se perciben en esta bmw S 1000 XR desde el propio ralentí, lo mismo que en las retenciones con un mínimo de exigencia, al escuchar dos o tres detonaciones por el escape, para añadir un punto más de excitación, por si nos resultaba poca la que ya provoca su aceleración.

BMW S1000XR prueba a fondo lado izquierdo

La entrega, eso sí, no guarda sorpresas, nos da la cara desde el primer acelerón y se mantiene llena hasta el corte, sin depresiones y sin picos, mientras que el motor se siente con una elasticidad inaudita, pudiendo recuperar en sexta, a unos 30 por hora, sin titubeos, protestas ni vacilaciones; extiendo un importante detalle la faceta turística de la bmw S1000 XR.

Por último, en el apartado del motor y sus modos, también incluye uno para la lluvia, que no recorta la potencia y sí dulcifica en gran medida su forma de entregarla. Por el otro extremo y para los más quemados, incluye un modo “Dynamic Pro”, previa activación mediante un jumper en la centralita, para uso exclusivo en circuito.

BMW S1000XR en el circuito

Parte ciclo

Continúa presente la genética RR caracterizando también esta parte, en la que las suspensiones alargadas hasta los 150 mm delante (120 en S1000R) y 140 detrás (120 en la R), respectivamente, les toca representar un papel ciertamente delicado. Confieso al lector que antes de subirme por primera vez a una XR, miraba este apartado con cierto escepticismo, imaginándome, con facilidad, que si abriese gas a fondo, con ese motor, y frenase con exigencia a continuación, la moto balancearía, convirtiéndose en un auténtico columpio. No es así.

BMW S1000XR con las tres maletas

Desde luego BMW no ha hecho las cosas a la buena de Dios, sino a conciencia, como corresponde al carácter germano, y ha diseñado un chasis reforzado con respecto a la versión naked para montar sobre él esta bmw S 1000 XR, con una distancia mayor entre ejes, situándola en los 1.548 mm. En cuanto al tarado de las suspensiones, se siente más blando con respecto a la S1000R; pero a pesar de ello, el amortiguador trasero absorbe con firmeza toda la inercia que genera el tirón de esta bestia, mientras que la horquilla, por su parte, no se hunde, en absoluto, a la primera mordida de las pinzas monoblock que la XR monta delante, sino que muy al contrario, se contrae gradualmente, con consistencia y sin llegar a hacer tope en unas frenadas tan bestiales como lo es la propia aceleración de su tetracilíndrico.

Lo cierto es que la bmw S1000 XR se siente muy compacta en general, a la hora de abordar los virajes lentos, tanto en el momento de girar para entrar como en el de salir con el gas abierto, bien abierto. En los virajes rápidos, ofrece un buen aplomo y sigue la trazada deseada con una precisión sobresaliente. Ahora bien, en los cambios de dirección más vertiginosos, con el motor empujando a tope, se siente cómo la XR flexa e incluso cómo el conjunto se retuerce, aunque bien es verdad que no llega a perder la compostura, sino que tan sólo nos está indicando que su conjunto ciclo se ve contra las cuerdas.

BMW S1000XR prueba a fondo horquilla

Podríamos haber pasado por alto el detalle, que no es más que el peaje resultante de pagar por una altura distinta de la de una deportiva, ya que la inmensa mayoría de los usuarios buscará hacer turismo, aunque sea a un ritmo vivo, con una moto de altas prestaciones, sin arrinconar la solidez de las suspensiones en esa vertiginosos cambios de dirección; pero debemos de reflejarlo no sólo por las prestaciones que ofrece el motor, sino también por su propia idiosincrasia, que representa una invitación, por no decir una provocación abierta, para los más quemados.

BMW S1000XR prueba a fondo amortiguador

Protección de la bmw S 1000 XR

Para hacerse una idea de cuál es la que puede ofrecer esta BMW “suv”, habrá que imaginarse cuál es la de una deportiva con manillar alto y ancho, o, si se prefiere, la de una naked en versión F (con semicarenado) más el extra que brinda la S1000XR de bmw con la posición más alta de su pantalla -tiene dos-, abatible con la mano izquierda en marcha, si se desea. Esta altura extra cubre la parte central del pecho, o el pecho por completo en los motoristas de menor talla.

En lo que a las piernas se refiere, quedan mucho más ceñidas de lo que pueda parecer, sobre todo, como es lógico, si las ceñimos contra el depósito cuando arrecia el viento. Su ergonomía alberga los muslos y las rodillas, cubriendo además buena parte de la pantorrilla, dada la inclinación que la que viajan las piernas.

BMW S1000XR prueba a fondo protección

En cuanto a las formas del carenado, lo cierto es que sólo se diferencia de la S1000RR en el deflector que sobresale de la nariz: una versión reducida de los picos de pato que exhibían otras maxi trail, y que tuvo su origen en la legendaria Suzuki DR Big 750.

Velocidad máxima BMW 1000 xr en la Autobahn

Se trata de una experiencia tomada de este reportaje que un servidor hizo en colaboración para otro medio, que sirve como prueba extrema de esa protección que ofrece la bmw S 1000 XR, de su aerodinámica y de la diabólica fuerza del viento sobre las maletas por encima de los 200 por hora; particularmente del top case, que hacía un efecto de palanca sobre el tren delantero, aligerando la pisada de su rueda y transmitiendo una inquietante sensación de flotación desde el manillar, que terminaba por oscilar en un continuo shimmy por encima de los 230.

BMW S1000XR prueba a fondo velocidad máxima en la autobahn

Bien es cierto que la pisada de la rueda delantera por debajo de los 180, equipando las tres maletas, se siente con el mismo aplomo que a velocidades inferiores.

A la hora de colocar la cámara para la grabación de este vídeo, resultó imposible hacerlo en un punto con visibilidad, y no quedó más remedio que encastrarla entre la cúpula y el carenado, con lo que el objetivo quedó apuntando en una buena parte al cielo. Aun así, las imágenes resultan suficientes para apreciar las sensaciones que nos pueden alcanzar con la bmw S1000XR a esa altísima velocidad, por no mencionar la excitación que provoca su sonido.

BMW S1000XR prueba a fondo instrumentacion

El registro máximo fue de 254 km/h mantenidos durante varios segundos, con la tres maletas ya señaladas, más el considerable peso de un servidor (107 kg) y su estatura (1,91 m), que siempre deja alguna parte del cuerpo expuesta al viento, como los codos, además de ir equipado con un traje de cordura, que nunca ofrece las prestaciones aerodinámicas de un mono de piel. Teniendo en cuenta todos estos detalles, no resulta nada aventurado calcular que la  bmw S1000XR puede acercarse a los 270 por hora. ¡Ya está bien para una moto con manillar de trail!

Las Maletas de esta BMW

Con una capacidad de 31 litros, el top case da sobrada cabida a un casco integral, talla XL, con sus formas aerodinámicas, spoilers y demás, si las tuviere, o también para uno con silueta de trail. Su precio es de 387 euros.

BMW S1000XR prueba a fondo top case

Para las maletas laterales, por su parte, BMW fija su precio en 304 euros cada una, y ofrecen una práctica bandeja interior que ayuda a colocar el equipaje, evitando una cierta complicación que entrañaría hacerlo sobre la forma cóncava del fondo. Su capacidad es la misma que la del baúl trasero, 31 litros.

BMW S1000XR prueba a fondo maleta

El Pasajero en la S 1000XR

La plaza trasera es suficientemente espaciosa, colocada levemente por encima de la del conductor. Con un asiento mullido al estilo alemán; es decir: duro en la primera sensación pero con una ergonomía que ayuda a nuestro trasero a soportar mucho mejor el paso de las horas. Las dos asas de aluminio, guardando las estilizadas líneas de todo el conjunto, quedan situadas en la posición natural para cualquier pasajero, sea cual sea su tamaño.

BMW S1000XR prueba a fondo la luz

Cómo alumbra la XR

La tira luminosa y diurna que preside el frontal del carenado produce un destello tan intenso que se distingue perfectamente en la distancia a pleno sol.

En cuanto a la visión nocturna, la encontraremos muy bien iluminada con la doble óptica asimétrica; aunque resultará muy fácil que sea precisamente de noche cuando descubramos el aspecto más turístico de esta XR, debido lógicamente al ritmo que impone la propia oscuridad.

BMW S1000XR prueba a fondo conclusión

Detalles BMW s 1000 xr

Los Espejos de la S1000XR

Son los mismos que monta la R1200GS Adventure, con un diseño aerodinámico bien probado, como hemos visto, en la autopista alemana. Estos retrovisores, además de recogidos y discretos, ofrecen, con todo ello, una buena panorámica de nuestra retaguardia, suficiente para vigilar con garantías todo lo que se nos puede avecinar por detrás.

Los protectores de las manos

También comparte los de su prima bóxer, en este caso dejando a un lado protección contra las piedras del camino y las ramas de algunos senderos -como busca en la Adventure-, para cubrir las manos frente al viento, incluso el huracanado que provoca la altísima velocidad que es capaz de alcanzar esta XR.

BMW S1000XR prueba a fondo Conclusion

Precio de la S 1000XR

Esta soberbia moto “suv” está disponible en los concesionarios BMW por 17.200 €

Conclusión

Una moto con un corazón deportivo enfundado en una carrocería y colocado en una posición para hacer turismo. Un modelo que busca una complicada fórmula en la que conjugar las más fuertes emociones con el placer del viaje, sumando, además, el aderezo de cierta aventura como fondo. Una moto que pretende ser cómoda y muy rápida a la vez, capaz de las aceleraciones más fulgurantes, ofreciendo el confort de una posición erguida con un amplio manillar.

BMW S1000XR prueba a fondo remate final

Resumiendo

La bmw S1000XR no es una especie supermotard tetracilíndrica con carenado y maletas, no , en absoluto. La S1000XR, mucho más que eso, es una gran turismo con carenado recortado que ofrece las prestaciones de las super naked más deportivas de la actualidad.

 

Guardar

Guardar

BMW S1000XR 2016: Un auténtico Pepino con Maletas
4.3 (85.71%) 7 votes
Comentario(6)
  1. pablo dice:

    Impresionante esta bmw, me ha gustado mucho el reportaje, yo estoy buscando este modelo de segunda mano y la verdad que me ayuda mucho a decidirme todavía más sobre la moto.

    1. Tomás Pérez dice:

      Hola, Pablo.

      Es toda una satisfacción saber que te sirve de ayuda.
      Muchas gracias a ti por dejar tu comentario.
      Un saludo.

  2. Gonzalo dice:

    Gran análisis. Gracias.

    1. Tomás Pérez dice:

      Gracias a ti, Gonzalo.

  3. José Luis Escolano dice:

    Buenísimo el análisis y reportaje de esta moto. Tanto es así que me he decidido a comprarla (desestimando la Multistrada que era mi otra opción). La conclusión final ha sido definitiva. Felicitaciones.

    1. Tomás Pérez dice:

      Muchísimas gracias y mucha suerte con esa fantástica BMW.

DÉJANOS TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *