Inicio Motos de hoy Prueba Zontes T310, rompiendo esquemas
Prueba Zontes T310, rompiendo esquemas

Prueba Zontes T310, rompiendo esquemas

2

Francamente, resulta difícil encontrar en el mercado una forma polivalente de presentar un modelo más competitivo para iniciarse.

El imponente empaque que presenta esta Zontes T310 impacta en el primer golpe de vista, con sus líneas y moldeados un tanto galácticos; una impresión que se prolonga al acercarnos y apreciar la ejecución de su remate y el cuidado del detalle, para que, al pulsar el botón de contacto, la completa sofisticación que la equipa termina por hacerte creer que estás ante una moto destinada más allá del segmento que cubre la inquietud de quien se asoma por primera vez al mundo de la moto. Una trail propuesta por una marca absolutamente novedosa que llega para situarse, como otras cuantas que ya existen en el mercado, tanto en el escalón de la primera moto para el que empieza, como esta sencilla trail Royal Enfiel Himalayan que yaprobamos, lo mismo que como el añadido de una segunda para quien guarda otra, u otras, más grandes y costosas dentro de su garaje, como esta s1000rr súper deportiva. o esta Harley ultra touring custom.

Prueba Zontes T310 en asfalto

En este reportaje, analizaremos detalladamente si las apariencias de esta T310 resultan en marcha simplemente pretenciosas, o si por el contrario, ofrece un comportamiento a la altura de su imagen.

En silencio

La sensación que transmite esta ligera trail, cuando te sientas y te mantienes en parado sobre ella, vuelve a ser la de una moto mucho más grande, prácticamente la de un modelo de media cilindrada. Y es que, al verte envuelto por su carrocería, su ergonomía, al percibir su altura y al fijarte en su gran pantalla TFT, aunque permanezca aún apagada en el frente, reafirmarás esta impresión. Seguramente, antes de ello, habrás repasado con la mano la factura de la pintura, la solidez de sus metales y el cuidadoso detalle con el que está rematada toda la moto; así es que, si por añadido, se nos acerca junto al manillar el comercial del concesionario y nos da una descripción de las auténticas exquisiteces que ofrece esta T310, empezaremos a sentirnos magnetizados, dentro un natural escepticismo, por esta creación de una marca asiática, completamente nueva en España.

Perfil izquierdo Zontes T310

Sin embargo, el verdadero desconcierto llegará después de recorrer algunos kilómetros de demostración con esta Zontes y finalmente conocer su precio de sopetón, sin aviso ni anestesia.

¿Dónde está el truco?

Será probablemente la pregunta que se haga el principiante cuando vuelva a su casa, cavilando.

Así pues, permítanos el lector, por favor, que le mantengamos con una ingenua intriga hasta el final de este reportaje, para revelar en ese momento el precio de esta sorprendente trail de iniciación.

Postura sobre la Zontes T310

Sobre la postura

La colocación sobre la T310 se siente un tanto peculiar. Los pies quedan ciertamente retrasados, para tratarse de una trail; el asiento (830 mm de altura), además, nos coloca las posaderas dentro de su ergonomía, para dejarlas de alguna manera encastradas, y terminando de crearnos la sensación de habernos sentado sobre una naked turísitca, o urbana.

Es solo al alargar los brazos hacia adelante cuando encontramos el manillar situado en una verdadera posición trail , gracias a la elevación de sus torretas, que también lo desplazan ligeramente hacia atrás, para terminar dejando el tronco, lo mismo que los brazos, en una postura verdaderamente cómoda.

Sí, finalmente quedamos instalados en esa posición escabinada naked-trail, o trail-naked, que da un resultado tan confortable como natural.

Derrapando sobre la Zontes T310

Cómo se siente el motor

Sale desde el mismo ralentí con un brío de sobra, incluso con dos ocupantes, para dejar clavada a la jauría de coches en cada semáforo. Después lleva la T310 con una aceleración llena a lo largo del medio régimen, emitiendo un murmullo discreto en la admisión, que se transforma en un golpe, sobre las 6.500 rpm, para convertirse en un sorprendente bramido, con el puño girado a tope, que pone la banda sonora a un empuje final con aires de Moto3, alcanzando una punta digna de otras cilindradas.

Tras el manillar de la Zontes T310

Unos 35,4 CV a 9.500 rpm bien aprovechados, con la sensación llena que transmiten los 30 Nm de par máximo.

Este monocilíndrico de refrigeración líquida, con cuatro válvulas y doble árbol de levas en cabeza, ofrece dos modos de conducción, o, si se prefiere, ofrece un modo económico alternativo al ordinario de conducción, pulsando un botón situado sobre la piña derecha. Dos variantes que se aprecian, aunque no de una forma llamativa en el comportamiento de los 312 cc.

En cuanto a las vibraciones se perciben, aunque francamente no llegan a resultar molestas en ningún régimen; si bien es verdad que puede no ser así en los pies de los más sensibles, debido a que la goma que hace de relleno a las estriberas dentadas, obligadas en cualquier trail que se precie, no filtra como los reposapiés más mullidos del mercado.

Paso por curva con la Zontes T310

Haciendo curvas

El tacto de las suspensiones es más bien, en este caso, una opción elegida por Zontes, más que un tarado concreto. Sí, una opción pensando en el confort de la marcha, más que en un rendimiento deportivo.

Teniendo este aspecto en cuenta, es el chasis autoportante el encargado de aportar la mayor rigidez del conjunto, resultando verdaderamente efectivo. Es posible, sin embargo, que llegue a flexar en alguno de los fulgurantes cambios de dirección que la ligereza con la que se siente en marcha esta T310 es capaz de ejecutar, aunque, eso sí, sin perder ni un milímetro de la trayectoria. De esa forma, el paso por unas eses enlazadas se puede ejecutar con una pasmosa soltura y sin que la T310 llegue a descomponerse, aunque practiquemos una conducción deportiva.

En el paso por curva, propiamente dicho, el apoyo sobre los neumáticos firmados por CST, particularmente sobre el ancho del trasero (160), se siente sobradamente firme para el ángulo de inclinación que permiten las estriberas.

Disco de freno de la Zontes T310

La frenada

Con un único disco delante de 300 mm y una pinza del doble pistón, la maneta ofrece un tacto suficientemente preciso en el modo fino, por así llamarlo, y su potencia se basta para detener la moto, cuando tiramos a fondo de la maneta.

El freno trasero nos presta una retención extra, que francamente sorprende, con un tacto bien medido, antes de clavar la rueda.

Emergiendo con la Zontes T310

Off road

La Zontes T310 se presenta sin duda como una de las trail más asfálticas del mercado, se podría decir incluso que con un enfoque más “suv” que ninguna . Pero en cualquier caso, es una trail, y como tal debe de pisar alguna vez la tierra, aunque solo sea para llegar hasta el chalé que se centra en una parcela.

Al colocarnos de pie sobre la T310, nuestras rodillas encuentran un apoyo natural en las concavidades que abre la ergonomía del depósito con 15 litros de capacidad; las manos agarran un manillar que deja el tronco erguido en una resuelta postura. Abajo, los pies se apoyan con seguridad sobre las estriberas dentadas; pero el interior de cada pantorrilla tropieza con el chasis, obligándonos a apoyar las botas casi en el extremo de las estriberas para evitar clavárnoslo.

Descendiendo con la Zontes T310

La palanca del freno trasero, por su parte, ejerce su presión sobre el circuito demasiado abajo cuando conducimos de pie, de manera que resulta prácticamente inutilizable, si no hacemos una regulación previa de su posición.

En cualquier caso, esta Zontes T310 es una trail asfáltica con unas pretensiones off road que se echan bastante para atrás al montar delante una llanta de solo 17”, distando mil millas de una conducción con la rueda trasera cruzada en la entrada de cada viraje que nos traza el camino, para encarar su salida de forma directa y con el gas abierto a fondo, derrapando de nuevo.

Campo a través con la Zontes T310

Sí es cierto, por otro lado, que esta pequeña trail permite alcanzar un paraje perdido al final de una pista forestal, pisando la tierra con dignidad, como definimos en otras ocasiones. Bien sea por su ligereza (159 kg) y por su extraordinaria esbeltez, se mueve sobre la tierra sintiendo la flotación de los neumáticos CST propios de asfalto, pero sin perder la dirección que pretendemos marcar a su trayectoria. De esta manera toman cierto sentido las siglas ADV que lleva pintadas en sus costados.

Estribera dentada de la Zontes T310

Su suspensión, laxa en general, para hacer la moto particularmente confortable, viene que ni pintada para una conducción fuera del asfalto, pasando sobre ondulaciones y regueros sin perder la compostura, lo mismo que al sortear una piedra con las medidas limnitadas a esa llanta de 17”.

Asiento de la Zontes T310

Una moto con dos plazas

Sobre el tapizado antideslizante del asiento, el pasajero goza de un desahogado espacio, que incluso podemos calificar de generoso, si tenemos en cuenta la categoría de esta Zontes. Sus estriberas, igualmente, se atornillan sobre sus correspondientes soportes en una situación que deja las piernas en una posición confortable, como lo es el conjunto total de la moto.

Esta excelente plaza dispuesta para nuestro acompañante queda rematada por un contorno metálico, bien robusto, que sirve tanto de asidero para sus manos lo mismo que de protección, en caso de caída, para la mitad trasera de la moto. En un futuro muy próximo deberá servir como soporte para unas prácticas maletas laterales, que aún no aparecen en los catálogos de Zontes.

Estriberas para el pasajero de la Zontes T310

En cuanto al motor, en estas circunstancias, empuja con mucho más que dignidad, llevando encima el tonelaje de quien firma (108 kilos), más un individuo de características muy similares. Es decir: con un particular sobrepeso en la tara.

En cuanto a la frenada, tendremos que adaptar nuestra presión sobre la maneta cuando viajemos acompañados, pero finalmente resultará suficiente para frenar esta Zontes con garantías en cualquier condición. Es decir: podemos sentir la frenada justa, después de conducir solos. Es cuestión de una mínima adaptación, con un reajuste de la presión sobre la maneta, en la que bastaría cambiar la aplicación del dedo solitario que traíamos a echar sobre ella la mano completa.

Tapa depósito de la Zontes T310

Tanto la horquilla invertida, como el amortiguador, se vieron sometidos a una prueba sin duda excesiva, soportando una carga superior a los 200 kilos, que comprimían a tope el segundo cuando pasábamos a buena marcha sobre cualquier vigilante, o como quieran que les llamen a esas barreras que se levantan en barriadas y urbanizaciones para contener la velocidad de los vehículos. Circulando en cambio a un ritmo pausado con semejante carga, las suspensiones de esta T310 cumplen su trabajo sin perder los papeles.

Cuadro de la Zontes T310

La luz de la T 310

Se aprecia realmente espléndida tras el manillar. Una fila de leds señaliza nuestro frente de día, claramente, en los retrovisores de los coches que nos preceden. De noche, vemos con nitidez el terreno que vamos a pisar con la luz de cruce, y al conmutar en la piña izquierda a la de carretera, se abre un amplio rectángulo, entendiéndose en el frente una luminosidad con buena intensidad y suficiente alcance, también, para las estimables prestaciones que desarrolla esta trail monocilíndrica.

Frontal de la Zontes T310

El grupo de los intermitentes y la iluminación del portamatrículas forman un conjunto instalado sobre un soporte con el estilo trail más a la moda, que atornilla su único brazo al basculante de inspiración austriaca que monta esta Zontes.

Para poner broche a la luz nocturna, los conmutadores de cada piña y los correspondientes botones resaltan su contorno en un rojo luminoso.

Trasera de la Zontes T310

Otro tipo de Equipamiento

Merece la pena detenerse a repasar detalladamente esta Zontes T310, porque verdaderamente nos va a sorprender, más aun al conocer finalmente su precio no solo los acabados metalicos o el diseño del modelo, si no tambien sistemas de seguridad como el abs.

Protectores de la Zontes T310

Los metales que protegen, incluso acorazan, esta trail de asfalto, aparte de su evidente solidez al tacto, se muestran rematados y pulidos con el esmero que los presentaría cualquiera de las grandes marcas. Matices como la goma que forma el ribete exterior de las protecciones que salvaguardan nuestras manos, y que protegen las manetas en caso de caída, se presentan como una muestra del mimo puesto por esta marca emergente para presentar su trail con desparpajo en los escaparates más aparentes del mundo motocilista.

Piña izquierda de la Zontes T310

Los espejos

Mosatrando un diseño acorde con el conjunto, se sitúan cada uno sobre un robusto soporte y en una posición de elevado privilegio. De esa manera, la generosidad de su extensión ofrecen una visión completa de lo que vamos dejando atrás.

Espejo de la Zontes T310

Precio de la Zontes T310

Si a todo lo dicho hasta ahora, le añadimos una pantalla del carenado que se eleva y repliega pulsando un botón, una llave de proximidad, con su guantera incluida bajo el display, y además una tapa escamoteable automáticamente, bajo la que se oculta el tapón del depósito, por no hablar del doble silencioso emergiendo arriba con un corte oblicuo, el precio de esta moto para la iniciación nos resultará sencillamente ridículo.

Juzgue y valore, si no, el lector lo que representan los 4.495 euros que cuesta esta trail hecha a escala de las maxi más espectaculares, más sofisticadas y más caras del mercado.

Doble silencioso de la Zontes T310

Mejorable en la Zontes T310

Apreciamos en el muelle del amortiguador unas marcas en su pintura producidas por el roce con alguna de las partes fijas de la moto. Un roce, en  cualquier caso, que ni se oye ni, por supuesto, se siente en marcha, y que probablemente fue fruto de los dos quintales que le cargamos encima cuando la probamos con dos ocupantes. En cualquier caso, estimamos que requiere un repaso por parte de la marca para futuras unidades, y dejar así totalmente rematado un trabajo que se nos antoja, a simple vista y después de esta prueba, impecable.

La imponente planta de la Zontes T310

Prueba Zontes T310, rompiendo esquemas
3.9 (77.14%) 7 vote[s]
Comentario(2)
  1. Manuel López dice:

    Por mas que busco por internet no encuentro mucho sobre esta marca. He visto que hay un foro no oficial (forozontes.es) donde encontrar manuales y despice. supongo que poco a poco los duaños de zontes irán aportando su granito de arena en el foro. Un saludo y gran reportaje

    1. Tomás Pérez dice:

      Poco podemos ayudarte, Manuel, en ese sentido, y será, sin duda, porque la marca es recientísima en nuestro país.

      Muchas gracias por dejar tu comentario.

DÉJANOS TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *