Inicio Reportajes Carrera de resistencia Ismael Bonilla: un homenaje a nuestro amigo
Carrera de resistencia Ismael Bonilla: un homenaje a nuestro amigo

Carrera de resistencia Ismael Bonilla: un homenaje a nuestro amigo

2

Como ya es tradición en, el pasado domingo se reunieron equipos de pit bikes, también de RAVs y minimotards, lo mismo que alguna MiniGps para celebrar la carrera de resistencia que cierra cada temporada esta pista de FK1, situada en la provincia de Valladolid, y que además sirve de escenario para nuestros cursos de conducción.

Pero en esta edición 2020, contó con un importante componente emotivo, muy significativo para nosotros, ya que desde ahora llevará el nombre de Memorial Ismael Bonilla.

4 Horas Memorial Ismael Bonilla. Isma Bonilla.

La inscripción de las 4 Horas

Con una imponente lista de nada menos que 42 equipos, en las circunstancias que vivimos todos, la edición 2020 se presentaba como homenaje a la memoria de Ismael Bonilla, piloto, como el lector conoce, periodista y mentor de algunos de los niños-piloto más destacados; también fue un profesor de auténtico lujo en los diferentes cursos de pilotaje en circuito con los que colaboró. El devenir llevó a Isma a participar en esta prueba el año pasado, haciendo equipo precisamente con el autor de este reportaje.

Team Bonilla en las 4 Horas Fk1. Homenaje a la figura de Ismael Bonilla

Desgraciadamente fue su última carrera. Por esa razón, en este 2020, un servidor intentó hacer la carrera en solitario, únicamente llevando como compañía la memoria de Isma, alguien a quien resultaba imposible sustituir para este año.

 

Además de este particular gesto, entre los equipos inscritos, se encontraba la RAV del Team Bonilla, formado por amigos de Ismael, que quisieron recordarle de la mejor forma que podían hacerlo: corriendo en moto.

4Horas Ismael Bonilla. Placa conmemorativa.

Memorial Ismael Bonilla

Para anunciar el nuevo nombre de esta popular carrera, se celebró un sencillo acto protocolario al que asistió Don Félix Bonilla, padre de Ismael Bonilla, que dedicó unas palabras de agradecimiento a técnicos pilotos y acompañantes que se habían dado cita allí en una mañana helada.

 4 Horas Isma Bonilla. Felix Bonilla.

Sin duda, esos minutos vivieron con una emoción contenida, resultando ser los más intensos de la jornada, en lo que a la parte sentimental se refiere. Es fácil imaginar el nudo que se nos plantó a todos en la garganta y la lágrima que se nos escapó a muchos.

A continuación, Don Félix descubrió una placa conmemorativa en la fachada del edificio principal del circuito, que llevaba grabado el nombre de Ismael.

4 Horas Isma Bonilla. Repostaje

Muestrario Pit Bike 

Al margen del aspecto emotivo que marcó toda la jornada, el pit lane de FK1 sirvió en esta particular carrera, además, como una exposición tecnológica de los avances que se puede encontrar en el peculiar universo de las pit bikes, minimotard, RAVs y minigps.

3 pit bikes en plena lucha. Homenaje a la figura de Ismael Bonilla

Había neumáticos de todo tipo, como en las “motos grandes”. Se podían ver montados neumáticos duros, medios, blandos, e incluso extra blandos para calificación. Además de ellos los mixtos y los específicos para mojado, todos ellos cubiertos con calentadores y con las motos elevadas sobre caballetes de competición a medida.

 4Horas Ismael Bonilla. Chaval WP

En las pit bike, y en los otros tipos de moto semejantes, se veían amortiguadores de calidad prémiun, escapes de competición hechos a las particulares dimensiones de estas motos; igualmente, conjuntos de freno con los componentes más selectos; aunque lo que quizá resulte más llamativo sean los motores de extrema preparación, apurando incluso el límite de duración para los entrenamientos y lo justo para las cuatro horas de carrera.

4Horas Ismael Bonilla. Moriwoki en carrera.

Una exuberancia tecnológica expuesta a todos los que allí asistieron, soportando la crudeza de un frío implacable, con el azote de un viento hostil sobre todo lo que se plantaba en todo el recinto de FK1.

Lo cierto es que la intensidad y le insistencia de ese frío llevó a muchos pilotos a echar mano de la ropa térmica y otros accesorios de moto para invierno, para ponérsela sobre el mono o también debajo de él; mientras empleaban guantes de látex para ajustarlos a la mano bajo los convencionales, o incluso guantes calefactables como los RST que empleó servidor, dando al final un resultado sorprendente después de haber pilotado con ellos las cuatro horas de carrera.

4Horas Ismael Bonilla. Salida Moriwoki.

Salida de las 4 Horas

Con una parrilla formada por las 42 motos teniendo enfrente a sus pilotos preparados para correr hacia ellas, en una salida Le Mans, se guardó un minuto de silencio en recuerdo de Ismael, al final del que Don Félix ondeó la bandera española para que arrancara la carrera.

4Horas Ismael Bonilla. Moriwoki en lucha.

El grupo de pit bikes, RAVS, miniGps y minimotard salió en un pelotón compacto, como si de una carrera de velocidad pura se tratase, para para hacer esta carrera a lo largo de un trazado muy exigente con el físico y muy variado para el nivel técnico de los pilotos. Sobre los dos kilómetros de cuerda, encontraron todo tipo de virajes, con dos rectas de por medio que les daban en cada vuelta un breve respiro.

La RAV del Team Bonilla en las 4 Horas.

Las 4 Horas Fk1

En la primera vuelta, las ganas y la falta de experiencia de unos cuantos provocó nada menos que cinco caídas, aunque afortunadamente todas ellas se produjeron sin consecuencias reseñables.

Una fémina en las 4 Horas de Resistencia Memorial Ismael Bonilla.

Sin embargo, el paso de las horas se desarrolló a continuación una carrera sin incidentes significativos, gracias en alguna medida a que la calidad del asfalto ofrecía a los pilotos un agarre suficiente, incluso con ese frío intenso, para rodar al límite, o muy próximos al límite de las prestaciones desarrolladas por estas modestas motos, con su discreta potencia.

4 Horas Isma Bonilla. Chaval en MiniGP

Además de ello, la particular inscripción de esta prueba, con sus peculiares circunstancias, presentaba en algún momento situaciones insólitas. Por ejemplo, podía verse a un niño de diez años disputando la misma carrera que un sexagenario, como el que firma este reportaje, sin ir más lejos. Semejante escena, le bridaba a un servidor una butaca de platea para disfrutar, contemplando el trabajado estilo, como un calco de MotoGP, que algunos chavalillos y alguna niña desarrollaban sobre la pista de FK1, cuando le rebasaban como un obús.

Un chaval en una MiniGP. 4 Horas Ismael Bonilla.

En la clasificación final de la carrera, resultó llamativo el registro de un único abandono, a pesar de las averías que fueron reparadas sobre la propia marcha de la prueba, y del significativo número de caídas que se resolvieron sin consecuencias apreciables en moto y piloto.

Una RAV de la Copa RAV en las 4 Horas Ismael Bonilla.

Pasados apenas unos minutos desde que el último piloto cruzara la meta, se celebró la entrega de premios. Y es que el frío apremiaba de lo lindo para no dejar destemplado el físico de todos los participantes, algunos de ellos realmente extenuados.

La serie de trofeos repartidos llevaba serigrafiada una imagen, en primer plano, de Ismael Bonilla pilotando una RAV el año pasado, precisamente en esta misma carrera.

Tumbada de Moriwoki. 4Horas Ismael Bonilla

Cómo fueron nuestras 4 Horas

Como he comentado, la idea inicial era cubrir las cuatro horas al completo en solitario, en memoria y como privado homenaje a la memoria de Ismael. Un objetivo que se presentaba como un auténtico reto, tanto en lo físico como en lo metal, para el que contaba con la experiencia y las referencias del pasado año.

4 Horas Isma Bonilla. Moriwoki en pelotón

Lo cierto es que la edición 2019 se desarrolló en su mayoría con el asfalto mojado en diferentes fases, y apenas si tuvimos una hora con carril de seco. Ahora, en la edición de este año, no había ni rastro de lluvia en las previsiones, como así resultó al final. Esto representaba a priori un esfuerzo físico extra con el que ya contaba, y quedaba pendiente ver si era capaz de superarlo.

Sin embargo, no había tenido en cuenta la nueva variante, ni siquiera lo había imaginado. Una variante, que con un buen criterio de seguridad, introdujo la organización, dibujando un ángulo con una frenada muy exigente, que lleva a continuación dos cambios de dirección, uno prácticamente encima del otro.

4Horas Ismael Bonilla. NMeta.

En cuanto cubrí media hora de carrera, me quedó bien claro que no podría hacer la carrera completa, a piñón, tal y como tenía intención en un principio. Por ello, me la planteé con una serie de paradas pausadas, al objeto de recuperarme y volver a salir.

4Horas Ismael Bonilla. Tras la llegada

Al final, rodé unas tres horas y cuarto netas para cruzar finalmente la meta. No es toda la carrera, pero 3:15 horas dentro de un espacio de cuatro (y no en todo un día) no está tan mal como reto de resistencia, y un servidor se queda con la sensación de aportar su modesto tributo a la memoria de Isma.

4Horas Ismael Bonilla. Isma Bonilla sobre la pista FK1

La figura de Ismael Bonilla

De casta, de raza y de garra, así se podría definir, someramente, su comportamiento sobre la pista. Campeón de España de SBK y piloto del Mundial de 250, su trabajo como colaborador en medios especializados, destacaba en los reportajes que escribía, con la prodigiosa capacidad de subir al lector en la deportiva que había probado sobre el circuito de turno.

Lo cierto es que el motociclismo de competición, y especialmente el de promoción, le deben mucho, con su labor de apadrinamiento a distintos niños-piloto, que más tarde ha dado figuras, sin ir más lejos, como la del propio Manuel González, ManuGasss, campeón del mundo 2019 de SSP300, que también estuvo presente en FK1.

4 Horas Isma Bonilla. Trofeo

Por otro lado, el motociclismo femenino también le debe mucho, con su trabajo dirigiendo varios campus de la Federación Española.

Ismael Bonilla colaboró en distintas publicaciones de la moto, entregando unos trabajos marcados con su personalísima impronta, dejando también en cada profesional de la prensa especializada el recuerdo, y también la referencia de su genuino carisma. Ismael Bonilla, un personaje irrepetible en nuestro deporte, cuya sombra intuimos que se alargará durante mucho, mucho tiempo, sobre el mundo de la moto.

Hasta siempre, Isma.

 

Comentario(2)

DÉJANOS TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *