Inicio Magazine Tribuna Se levantan en Madrid las restricciones de velocidad por contaminación: ¿Y para la próxima?
Se levantan en Madrid las restricciones de velocidad por contaminación: ¿Y para la próxima?
0

Se levantan en Madrid las restricciones de velocidad por contaminación: ¿Y para la próxima?

0

Uno de estos días navideños encontré a un agente de movilidad acodado en la barandilla de uno de los puentes que pasa sobre la M-30. Sostenía un radar manual y apuntaba con él abajo, a los vehículos que transitaban por la vía de circunvalación, limitada esa mañana a 70 por hora, cuando desde tiempos inmemoriales, tal y como lo tenemos grabado en nuestro subconsciente todos los madrileños, el límite es de 90.

Velocidad limitada contaminación panoramica

Pero no, no piense el lector que este editorial trata, ni mucho menos, de valorar ni tampoco de poner en tela de juicio los recursos que emplean, bien los agentes de movilidad, o bien la propia policía local de Madrid, máxime cuando a un servidor le consta, incluso por propia experiencia, la ecuanimidad y el criterio aleccionador que aplican en muchas ocasiones, levantando la mano en lugar de ejecutar implacablemente el castigo más severo. Quien firma estas líneas tiene bien claro que aquel agente estaba cumpliendo con su trabajo, siguiendo, sin más, las directrices marcadas por la política de su consistorio. No hay más que decir al respecto.

Velocidad limitada contaminación anuncio lateral

Por otro lado, ese mismo día -o cualquier otro- tomé la salida directa al aeropuerto que arranca a los pies de El Pirulí, y cuando inicié su larguísima que se extiende desde el paso sobre la M-30 , con tantos carriles a lo ancho que pierdo la cuenta, empecé, no a percibir, no ya a oler, sino verdaderamente a respirar el veneno de algún individuo que no veía, que ni siquiera divisaba antes de alcanzar la boca que da acceso al túnel construido bajo los pinos de La Elipa.

Velocidad limitada contaminación 206

Continué ascendiendo a través del paso subterráneo, y de vuelta a la luz, más que respirar, distinguí flotando en el ambiente la nube tóxica que iba destilando aquel auténtico abencerraje del medio ambiente. Y fue por fin y sólo en el momento de coronar la prolongada subida, cuando descubrí al responsable de aquella fechoría ecológica. Era uno más de otras tantas y habituales ocasiones. En la mayoría de los casos, es un coche, un furgón o una furgoneta, que se mueve a paso de desfile, ajeno completamente, o negligente de solemnidad, según el caso, al cargamento de inmundicia ambiental que va volcando sobre una atmósfera que respiramos TODOS.

Velocidad limitada contaminación coche viejo

Pero volvamos, volvamos de nuevo al agente de movilidad sobre el puente de la M-30. Tal y como decíamos, el empleado del ayuntamiento cumplía con su trabajo siguiendo las instrucciones recibidas; y si algún infractor sobrepasaba ese límite temporal de los 70 por hora, tendría que asumir su transgresión de un precepto legal, y por tanto, debería acarrear con las consecuencias de faltar a una norma de obligado cumplimiento para TODOS.

¿Para TODOS?

Velocidad limitada contaminación atasco

Ese coche señalado, furgón o furgoneta, muy probablemente no sobrepasaría los 70 por hora, si no fuese arriesgándose a reventar sobre la misma calzada ese motor pestilente que le empujaba a duras penas. Sin embargo, esa norma fue puesta como medida de restricción para hacer frente al exceso de contaminación y era para todos, para TODOS los vehículos; y todo, todo aquél que sobrepasase el nuevo límite marcado sería sancionado: lo mismo el que conducía una moto con la ITV en perfecta regla, que el que lo hacía sobre una homologada bajo el estricto rasero de la Euro4, que el que, más allá de eso, se trasladara en un scooter eléctrico; que aunque pocos, se van viendo.

Velocidad limitada contaminación ibiza

E igual que ellos, exactamente lo mismo que ellos, ese coche, furgón o furgoneta, cuya descarga contaminante soportamos TODOS con tanta frecuencia y, que por una mera y directa cuestión de salud nos obliga a evitar su trayectoria, si se puede, o a adelantarlo antes de que nuestros pulmones sufran una verdadera intoxicación; ese coche, furgón o furgoneta, decía, sólo se veía afectado, en materia de contaminación, por esa única limitación de velocidad. Nada más.

Velocidad limitada contaminación luminoso

El equipo que gobierna el ayuntamiento de Madrid tiene a su alcance todas las cifras, posee todos los datos y puede consultar todas las estadísticas; y desde esa atalaya sobre la que le eleva tanta información de que dispone, decidió restringir la velocidad a TODOS, y dio instrucciones directas y concretas a sus agentes -como el que vi apostado sobre el puente- de que aplicasen la sanción correspondiente a TODO aquél que sobrepase el límite de 70 que habían decidido fijar.

Ellos, los miembros del gobierno municipal, son los que saben, y no será un servidor quien diga o trate de demostrar lo contrario.

Velocidad limitada contaminación humo negro

Bien. Con el comienzo del año, los niveles de contaminación a la baja han permitido levantar las restricciones de velocidad para TODOS. La atmósfera saturada nos da ahora un respiro, y el Ayuntamiento también. Se abre un nuevo periodo en el que no nos sobresaltaremos cada vez que se nos haya escapado el puño un milímetro, buscando la velocidad que llevamos interiorizada desde hace más de 30 años. Volvemos a la normalidad de los 90 por hora en la M-30, mientras que seguimos, y seguiremos viendo ese coche, furgón o furgoneta, a veces camión, regando la atmósfera que TODOS respiramos con su variado surtido de gases, tósigos, ponzoñas y otras obscenidades ambientales, hasta que la próxima e inevitable subida de la contaminación lleve a reunirse de nuevo al consistorio de Madrid con el objetivo de tomar medidas eficaces para todos. Unas medidas que deberemos de cumplir TODOS.

 

Tomás Pérez Mi nombre es Tomás Pérez, competí en velocidad durante el final de los 70 y en los 80, también hice el nacional de raids entre 1991 y 1993. Puedes leer mi historia completa en "sobre mi"

DÉJANOS TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *